MONUMENTO AL MARQUÉS DE SALAMANCA

Su última obra. Está situada en la plaza del mismo nombre, en Madrid, en la confluencia de las calles Príncipe de Vergara y José Ortega y Gasset.

DESCRIPCIÓN

Conjunto: 6,50 x 1,75 x 1,75

Estatua de bronce y pedestal de piedra

Masriera y Campins. Fundidores. Barcelona

Fue este uno de los monumentos que se levantaron a iniciativa del Excmo. Ayuntamiento de Madrid para embellecer la ciudad con motivo de la mayoría de edad de Alfonso XIII. Su inauguración no revistió solemnidad y tuvo lugar el 16 de abril de 1903, eligiéndose para su ubicación la confluencia de las calles Velázquez y Lista. El pedestal en piedra blanca de Almorquí, en obra del arquitecto Pablo Aranda.

La estatua de bronce representa al Marqués vestido con levita, conforme a la moda de la época, con la mano izquierda en el bolsillo del pantalón, y en la derecha un rollo de papel. En el lateral izquierdo de la base aparece inciso el nombre del escultor: “ J. SUÑOL ” y en lado opuesto la fundición: “ MASRIERA Y CAMPINS ”. FUNDIDORES. BARCELONA .

La estatua se alza sobre un pedestal de piedra blanca que apoya, a su vez, sobre tres escalones de granito. El pedestal es de forma prismática cuadrangular, con los ángulos achaflanados que en el cuerpo central se decoran con cuatro pilastras acanaladas, rematadas en sus extremos con aletones mientras que los cuerpos primero y último están formados por varias molduras de perfil recto en la parte inferior, y curvo en el superior, con aletones en los ángulos, rompiendo así la severidad arquitectónica.

En su parte frontal ostenta un escudo; en el lateral derecho, entre una rama de palma incisa, se lee la inscripción: “MONUMENTO / ERIGIDO / POR EL EXCMO . AYUNTAMIENTO/ EN / 1902 ” ; y en el lado izquierdo, también entre otra rama de palma,: “ A / D. JOSE / SALAMANCA / DE / MAYOL.” En la parte de atrás, una corona de laurel acoge una rueda, un pico y una pala, y la fecha de 1811, que coincide con la de su nacimiento.

El pedestal sobre el que se alza la estatua es de amplias proporciones, pero de una severidad ornamental demostrativa del cambio estético respecto al periodo anterior. Los relieves que solían cubrir el cuerpo principal han sido substituidos por las inscripciones y escudos, esculpidos o incisos en la misma piedra, y solamente unos aletones angulares se atreven a romper esta sobriedad.

También la figura de José Salamanca es sencilla y escueta. Lleva un rollo de papel en la mano derecha, cuyo brazo cae a lo largo del cuerpo, y con gesto enormemente naturalista introduce su izquierda en el bolsillo del pantalón, retirando hacia atrás su levita. Marín-Medina destaca esta escultura “por la autenticidad del retrato, la cual no estorba la autenticidad de las formas escultóricas; y esa es una excepción ilustre en nuestra serie de “héroes de levita” de la estatuaria realista, por su fuerza y templanza”.

 

* José Salamanca nació en Málaga, en 1811 y murió en Madrid, en 1883. Estudió derecho en Granada y se adhirió al ideario liberal. Representó a Málaga en las cortes de 1837, año en que se estableció en Madrid. Por estas fechas entro en relación con el banquero Buschental, introduciéndose en el mundo de los negocios. En 1842 fue comisionado por el Gobierno para la conversión de la deuda exterior en Londres y Paris. Participó durante algún tiempo en política, y en el periodo del gobierno de Serrano, ocupó la cartera de Hacienda (1847) Se interesó por las construcciones ferroviarias, obteniendo la concesión de la línea Madrid-Aranjuez, e intervino en actividades similares en Portugal, Italia y Países del Danubio, pero al no contar con créditos suficientes, tuvo que ceder la mayor parte de sus líneas (1866-1867)

Fracasó por entonces también su proyecto de urbanización del barrio madrileño que lleva su nombre; a finales de la década de los sesenta, su fortuna empezó a declinar, y ni la concesión de la construcción del Canal del Duero (1879), ni el comienzo de la edificación del ensanche de San Sebastián (1881), lo impidieron. Había reunido una de las colecciones de pintura antigua más importantes de la España de su tiempo y tuvo que deshacerla en dos ventas públicas (París, 1867 y 1875)

BIBLIOGRAFIA

Datos tomados de “La escultura monumental en Madrid” Calles, Plazas y Jardines Públicos. (1875-1936) por Mª del Socorro Salvador Prieto.